Campus Donapea

noviembre 11, 2013

Pregunta:

Soy ………, profesor del CIP Donapea, y me gustaría saber que intereses tiene usted en donar los terrenos para la construcción del campus Donapea. Qué pasa, ¿que no sabe que hacer con ellos?, ¿Tiene alguna vinculación con el Opus Dei?, ¿Tiene usted alguna relación con el PSN para promocionar esta nueva situación?. Espero unas primeras contestaciones, atentamente ……………………

El alcalde responde:

En primer lugar de agradecerle la franqueza y espontaneidad de su mensaje. Puedo entender su crispación y enfado si de mis declaraciones se ha entendido, o se ha dado a entender, que Galar se está postulando en algún momento para ceder, donar, regalar o facilitar de modo alguno el traslado del instituto donapea, sobre cuya ubicación actual siempre me he mostrado partidario y firme defensor, cómo podrán contrastar en la hemeroteca.

No tengo vinculación alguna con ningún partido político. Y, por supuesto, ni puedo ni debo señalar cuáles son, de tenerlas, mis creencias religiosas, porque creo que política y religión nada tienen que ver, y quien las mezcla, no respeta un principio constitucional básico

Dicho lo anterior, quiero aclararle que el ayuntamiento no es propietario de un solo metro cuadrado de suelo en la meseta de donapea, por lo que resultaría imposible cualquier cesión, regalo o prebendas a ninguna institución sea pública o privada. Y lo que el Ayuntamiento mantiene es que los terrenos que se encuentran entre el instituto, la universidad privada, la universidad pública y la asociación de Industria Navarra son unos terrenos que se merecen un destino algo mejor que albergar un nuevo barrio residencial. Creemos que es un espacio estratégico, que debería aprovechar las sinergias con los centros de enseñanza para favorecer el desarrollo, la investigación, la vida estudiantil y, en definitiva, la promoción del desarrollo en una comunidad autónoma que ha desaprovechado y dilapidando sus recursos.

Podrá o no compartirse esta opinión, pero en ningún caso podrá acusarse al ayuntamiento de querer lucrarse, y menos de apoyar un traslado del Instituto Donapea, traslado inútil que implicaría un mayor gasto público sin ninguna necesidad.

No obstante, esta decisión no corresponde al municipio, y con mis declaraciones únicamente trataba de indicar que, si el Gobierno, pese a todo, decretara su traslado, que sepan que el Ayuntamiento está dispuesto a promover una modificación de Plan municipal que permita que su centro esté lo más cercano posible a su actual ubicación. Del mismo modo, si hay alguna institución pública o privada que desee crear un centro de investigación y desarrollo, sepa que también este ayuntamiento haría lo posible para modificar el plan municipal y facilitar que este tipo de usos puedan instalarse. Y lejos de ganar, lo que es seguro es que a esta Administración le tocará costear alguna infraestructura, pero insisto que la posibilidad de proteger este espacio estratégico para usos que favorezcan el desarrollo y la educación de futuras generaciones bien vale ese esfuerzo.

Atentamente,

El Alcalde


<< volver